lunes, 15 de agosto de 2016

BOMARZO (MANUEL MÚJICA LAÍNEZ) Y LA SECCIÓN ÁUREA

Vasari le preguntó qué significaba el poliedro de cristal que del techo pendía, y ella condescendió a explicarle que era la exacta reproducción de un diseño de Leonardo da Vinci, uno de los que figuran en el tratado de la ‘Divina Proportione’ de Lucia Pacioli y que se ven también en el retrato del matemático por un discípulo de Piero de laFrancesca. Hipólito se mostró muy enterado de esos misterios científicos, que yo ignoraba por completo, y la charla, en la cual ya no pude terciar, rodó entonces hacia las virtudes de la ‘Sección Aurea’, que interviene en la construcción del pentágono regular pues es la división de un segmento en media y extrema razón, cuyas propiedades- e Hipólito citó al propio Luca Paciodido corresponden en semejanza a Dios mismo



¿Qué se puede decir de la divina proporción que no se haya dicho ya? ¿O que por el contrario sí se haya dicho? Podíamos haber puesto el poema de Alberti, pero preferimos Bomarzo. Esta proporción áurea está presente tanto en la naturaleza como en muchas obras del hombre, pero la que sabe mucho de esto es mi parienta, que aprobó unas oposiciones hablando de este asunto, así que le preguntaré.

lunes, 1 de agosto de 2016

GÓTICO CARPINTERO (WILLIAM GADDIS) Y EL ENVEJECIMIENTO DE PLANTAS Y HOMBRES

- Bueno es, sí claro eso es lo que pasa ¿no?- dijo él como si de nuevo le estuvieran pidiendo una explicación, la buscó como había buscado la propia casa, escogió hechos pruebas en lugar de frases bonitas que no significaban nada dijo-. Todos esos colores gloriosos que toman las hojas cuando pierden la clorofila en otoño, cuando las proteínas que están enlazadas a las moléculas de clorofila se pierden en los aminoácidos que bajan hasta los tallos y las raíces. Eso quizá sea lo que le ocurre también a la gente cuando se hace mayor, las proteínas se pierden más rápido de lo que se reemplazan y entonces, sí bueno entonces claro, como las proteínas son elementos esenciales en todas las células vivas todo el sistema comienza a desintegrar…


Parece ser que el paralelismo entre envejecimiento animal y vegetal tiene similitudes más allá de los adjetivos intercambiables: mustio, pocho... ¡marchito! mucho más duro.
"Locas, marchitas o muertas" eran las tres posibles categorías, terribles, que cierto poeta mexicano concebía para las mujeres.
La asesora científica de este blog encargada del área de Fisiología me ha comentado que la parte de la clorofila es más rigurosa que cuando habla de las proteínas animales.
Si tienen la sensación de que el texto tiene menos comas de las que debiera, es así, supongo que queriendo. Buen verano

lunes, 18 de julio de 2016

DERROTA DE BILL GATES (JOSÉ EMILIO PACHECO, ANTONIO ARIAS) Y LA DESCONEXIÓN



Después del gran calor y el brillo intolerante del sol
la tormenta eléctrica,
la lluvia que no anunció su llegada.
Y el trueno inmenso, emperador de los aires,
hace que el mundo estalle en los conductores eléctricos,
borra la luz,
nos deja en las tinieblas incomputables
y nos vuelve por un instante
sombras de un mundo antiguo sin electrónica,
aprendices de espectro, aire en el aire.

video


Recuerdo perfectamente la primera vez que navegué por internet. Es un placer que los llamados nativos digitales no pueden comprender. Casi pierdo entero el segundo año de carrera porque pusieron unos ordenadores con internet en la facultad. 
Ahora me impongo períodos de desconexión, como un yonqui, para disfrutar del 'aire en el aire' y huir del entretenimiento total, del samizdat de La broma infinita que te deja amamonado

lunes, 4 de julio de 2016

LA MÁQUINA DE JOSEPH WALTER (GONÇALO M. TAVARES) Y LA ANATOMÍA DE LA MANO

Había abierto el libro de Anatomía por el capítulo titulado:’Mano’.
Las figuras se sucedían en distintas posiciones, siempre con los cinco dedos.
Joseph Walser se fijaba por primera vez en aquellos nombre. Nombres de cosas que poseía desde hacía mucho tiempo. El ‘músculo oponente del pulgar’, el ‘retináculo de los flexores’, el ‘aductor’, el ‘abductor’.
El esquelto de la mano lo impresionaba. En la zona de la muñeca había ocho pequeños huesos amontonados: ‘huesos del carpo’, leyó. Después, entre la muñeca y los dedos, cinco huesos del metacarpo, uno para cada dedo. Cada uno de los dedos tenía aún tres huesos consecutivos, ‘como los vagones de un tren’, murmuró, con nombres casi infantiles: ‘falange’, ‘falangina’, ‘falangeta’. El pulgar era aquí la excepción: tenía solo dos falanges en lugar de las tres que contaban los demás dedos



Hoy nos ponemos serios con un terrible testimonio personal. El 30 de abril de 2013 me corté un tendón de un nudillo mientras cortaba jamón. Fue un corte pequeño, de hecho tuvieron que abrirlo más para poder coserme. Tuve que llevar una escayola tres semanas y otras tres semanas de rehabilitación. En la sala de rehabilitación había gente que estaba de verdad hecha polvo y a mí me daba vergüenza ir para hacer manitas con la enfermera.
Los primeros días, como los toreros recién corneados decía que estaba deseando recuperarme para volver a cortar jamón, que esto no me iba a retirar. Pero me he retirado y ahora solo consumo jamón cortado y envasado. 
Desde este blog quiero decirle a los chavales que de esto se sale y que el jamón cortado y envasado es una opción digna.

lunes, 20 de junio de 2016

DIARIOS (1914-1923) (FRANZ KAFKA) Y UNA MANERA HUMILDE DE ACERCARSE A LOS MISTERIOS DE LA VIDA

De niño ( y así habría seguido mucho tiempo de no haber topado violentamente con los asuntos sexuales), era tan, inocente y desinteresado respecto a las cosas del sexo, como lo soy actualmente, pongamos por caso, respecto a la teoría de la relatividad



Otro buen ejemplo de cómo utilizar términos científicos en la literatura, además de una lección de modestia sobre dos materias en las que se suele tender más hacia el fantasmeo: los asuntos sexuales y la teoría de la relatividad, como ilustra la siguiente anécdota:
En los años veinte un periodista le dijo al astrónomo británico sir Arthur Eddington que había oído que solo tres personas en el mundo entendían la relatividad general. Eddington se quedó pensativo un instante y replicó:
- Estoy tratando de pensar quién es la tercera persona


lunes, 6 de junio de 2016

SATIN ISLAND (TOM MCCARTHY), COHERENCE Y LA PARADOJA DE SCHRÖDINGER

Este es un problema harto conocido de los antropólogos, definido en primer lugar por un hombre llamado Landsberger: la tribu bajo observación es consciente de estar siendo observada, y sus integrantes alteran su conducta a la vista de ello, representando a menudo las versiones de sí mismos que creen conforman las concepciones que el etnógarfo tiene de ellos. El término técnico de este fenómeno es efecto Hawthorne; aunque en la universidad lo llamábamos siempre la Paradoja del Gato en la Caja. Este apelativo debía su título a la famosa hipótesis concebida por Erwin Schrödinger para ilustrar las consecuencias lógicas de los descubrimientos de Einstein sobre el aberrante comportamiento de los átomos (de hecho, estábamos confundiendo ligeramente dos teoremas científicos distintos, el efecto Hawthorne no tiene en realidad demasiado que ver con la hipótesis de Schrödinger; pero como nosotrosno éramos físicos cuánticos, ni lo sabíamos ni nos importaba). Si (proponía Schrödinger) encerramos un gato en una caja junto a un vial de gas venenoso- digamos cianuro- éste podría o romperse, matando en consecuencia al gato, o permanecer intacto, dejándolo en consecuencia ileso, dependiendo de a través de cuál de los dos orificios eligiese saltar un átomo; pues bien, el átomo sólo elegiría ‘haber saltado’ a través de uno u otro agujero en el momento en que el científico abriese la caja para ver por cuál había saltado éste ‘ya’. En otras palabras, el gato no estaría ni vivo ni muerto, o más bien ‘tanto’ vivo ‘como’ muerto, hasta que el científico, ‘a posteriori’, atisbase dentro para establecer su vida o su ausencia de ésta



video

De tanto huir de los tópicos va uno dejando lagunas imperdonables. El gato de Schrödinger es un clásico del que se abusa sin que a veces se utilice del todo bien. Como bien indica el texto se confunden un par de conceptos, pero además adjudica a Einstein la teoría cuántica; esto no es así, de hecho Einstein intentó renegar de ella con su "Dios no juega a los dados"
Para compensar que no hayamos hablado del gato de la caja hasta la entrada número 155 ilustramos también con una escena de  Coherence, una película buena, de ciencia ficción low coast

lunes, 23 de mayo de 2016

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER (MILAN KUNDERA) Y LA CARA COMO TABLERO

Hoy, por supuesto, el cuerpo no es desconocido: sabemos que lo que golpea dentro del pecho es el corazón y que la nariz es la terminación de una manguera que sobresale del cuerpo para llevar oxígeno a los pulmones. La cara no es más que una especie de tablero de instrumentos en el que desembocan todos los mecanismos del cuerpo: la digestión, la vista, la audición, la respiración, el pensamiento.
Desde que sabemos denominar todas sus partes, el cuerpo desasosiega menos al hombre. Ahora también sabemos que el alma no es más que la actividad de la materia gris del cerebro. La dualidad entre el cuerpo y el alma ha quedado velada por los términos científicos y podemos reírnos alegremente de ella como de un prejuicio pasado de moda.
Pero basta que el hombre se enamore como un loco y tenga que oír al mismo tiempo el sonido de sus tripas. La unidad del cuerpo y el alma, esa ilusión lírica de la era científica, se disipa repentinamente.

No tengo tan claro como mi amigo Milanku que el conocimiento del interior del cuerpo haga disminuir el desasosiego, hay un estilo de hipocondríaco para el que es justo al contrario.
A mí lo que de verdad me inquieta del interior del cuerpo humano, creo que me lo hizo notar Agustín Fernández Mallo, es que está totalmente oscuro, salvo cuando se le abre. Es decir, como una nevera. Uno ve las láminas de Anatomía tan bonitas y con tanta luz que se le hace difícil imaginar a toda la maquinaria que tenemos funcionar en la oscuridad.